Aninés Macadam - editora - aninesmacadam@gmail.com

martes, 28 de febrero de 2017

Gastronomía húngara

Comer y beber
Gastronomía húngara
La gastronomía húngara va a la par de su historia, tiene una tradición de cerca de 1000 años y ciertas influencias orientales, tanto en la condimentación, como en algunos sabores. Una de sus características es que todas las sopas y guisos se espesan con manteca de cerdo y harina de trigo tostada, lo que le da una textura y sabor propio. Los principales condimentos son la Páprika, que puede ser picante o no, pero es fundamental en cualquier preparación húngara. Otro sabor infaltable es el tomate y la cebolla húngara.
Uno de los platos más conocidos internacionalmente es el Gulash, esta sopa con consistencia de  guiso se prepara con carne de res en cuadritos, papas, manteca de cerdo, páprika verde, cebollas, tomates frescos, páprika molida, comino, ajo y pasta csipetke. Este plato tradicional se ha transformado en el estandarte de la cocina húngara y casi todos los restaurantes de Budapest lo tienen entre su menú.
La pasta csipetke (que significa pellizco) es hecha sólo con harina y huevo, no lleva agua, y cuando está lista la masa se sacan pequeños pedacitos con los dedos y se ponen en las preparaciones en el momentos que están hirviendo. También se usa en preparaciones especiales para quienes no gustan de las carnes.
Para conocer muchos de los productos que se usan en la cocina húngara, un tour por el mercado central de Budapest es bastante didáctico, además es uno de los edificios Art Deco más bellos de Europa. Entre los productos multicolores puede distinguir los famosos embutidos húngaros, como la deliciosa variedad de salamis que son apetecidos en todo el mundo. La particularidad de estos salamis, es que la carne no se muele, sino se pica en pequeños trozos que se ahúman con madera de haya. También están las singulares cuelgas de páprika y ajo.
Lo que no debe olvidar es el barak pálinka, el aguardiante tradicional hecho de melocotón. Esta bebida, según la cultura húngara, repone el estado de ánimo y la fortaleza del cuerpo.
Por lo general la comida húngara no lleva verduras crudas y se sirve muy caliente en platos que guardan el calor. Fíjese en este detalle cuando le ofrezcan comida tradicional húngara.
Los postres húngaros son las tartas de frutas frescas y los crêpes, que se rellenan con frutos secos, frutas frescas, nata, canela en polvo y algo de licor. Los crêpes no se flambean, sino que se le agrega una salsa para terminar de darle el sabor y agregar estética